lunes, 23 de mayo de 2011

ciudadBAIRES

Campeones de tango,milonga,Con el clima de su lado –pese al pronóstico, a la tarde dejó de llover–, felices, y todavía sorprendidos, los seis ganadores del 9° Campeonato de Baile de la Ciudad celebraron ayer ese reconocimiento porteño con una gran milonga de cierre en San Juan y Boedo. La cita popular también contó con una clase abierta de tango de la mano del maestro Carlos Copello, el aporte musical de la Orquesta Color Tango y el DJ Inca, y un cierre con la voz y la experiencia de Amelita Baltar.

La fiesta arrancó a las 18 y más de dos horas después, antes del cierre, todavía se seguía sumando gente. Pese a la lluvia los organizadores contaron más de mil personas y esperaban despedir la noche y la milonga con muchos más.

La elección del punto de encuentro no fue casual. Y la esquina de San Juan y Boedo otra vez estuvo impregnada de tango. Los primeros que llegaron se animaron a la práctica con Copello. Y así calentaron la pista que después fue toda para los seis premiados en el Campeonato: Pedro Ochoa y Natalia Almada (mejor pareja en la categoría Tango Salón Adulto), Aldo Romero y Ana Lía Carrizo (primer puesto Tango Salón Senior), y Mario de Camilis y Bárbara Wainnright (en Milonga y Vals).

Las tres parejas se destacaron entre 380 candidatas. Y las dos primeras quedaron clasificadas para participar en la Final del 9° Campeonato Mundial de Baile, que se hará en agosto. Por eso, Pedro Ochoa (42) y Natalia Almada (27) estaban ayer entre las más emocionados. Juntos desde hace sólo cuatro meses, el premio les llegó con $ 18.000 y una perlita: él ya venía de ser finalista en el Mundial del año pasado, pero para ella este fue su primer concurso. “Congeniamos enseguida”, dijo Pedro.

Según contó, hasta ayer bailaban a la gorra en San Telmo, pero es posible que a partir de ahora se les abran nuevas puertas. Por lo pronto irán a Montreal, Canadá, y después a entrenar para el Mundial. Para él, bailarín, músico y también escritor, este reconocimiento “es un punto de llegada y un punto de partida”. Y llegó después de su cuarto intento. Ahora le queda la final, pero eso, para él, ya es “una timba”: “Es muy lindo pero también es un juego, depende de cuánto bailás pero también de los nervios, porque en el baile se nota todo”. Natalia contó que tiene fe. “Ayer dijimos ‘no hagamos un baile perfecto, bailemos con sentimiento’, y resultó, así que sí, creo que se puede ganar”, se entusiasmó. Ante mil personas, anoche pasaron otra prueba de nervios y se llevaron el aplauso de la gente. Ahora sólo queda practicar y esperar la gran final.

ROMERO CARRIZO
http://www.clarin.com/ciudades/MOMENTO-MILONGA-CARRIZO-CAMPEONES-SENIOR_CLAIMA20110523_0030_4.jpg